La BBC bianconera frente a la diversión de un niño

Manuel Gómez

La vuelta de la primera semifinal de la Champions League nos puede dejar uno de esos duelos tan característicos como, a su vez, bonitos. Esos duelos que solo se pueden disfrutar, en ocasiones muy contadas, y en la máxima competición de Europa. Dos estilos contrapuestos que, por necesidades y contexto, intentarán potenciar su principal arma, sin importar las posibles consecuencias.

Por un lado, el Mónaco de Leonardo Jardim se encomendará a su jugador franquicia, Kylian Mbappé, y a sus dos escuderos de más alta confianza, Radamel Falcao y Bernardo Silva. Para ello, contará o, mejor dicho, no contará, con algo que pudo retenerlo en la ida: el respeto a unas semifinales de la máxima competición europea.

El Mónaco liberado y Kylian Mbappé sin nada que perder.

El estilo atrevido de este Mónaco tan característico de un niño pequeño que solo busca divertirse, unido al momento de forma de Kylian, mantienen viva una eliminatoria que, en casi cualquiera otra circunstancia, podría darse por cerrada. Sin nada que perder, el equipo de Jardim podrá olvidarse de su transición defensiva, esa que penaliza partido sí, partido también, dando rienda suelta a un ataque más agresivo aún, por complicado que parezca. Es su principal arma, Jardim lo sabe, y no dudará en usarla.

Contexto totalmente opuesto el de la Juventus de Maximiliano Allegri que, si bien ya demostró ante el FC Barcelona que no tiene problemas en defender durante 90 minutos, deberá volverlo a hacer, claro está, encomiándose en su tridente mágico: Leonardo Bonucci, Giorgio Chiellini y Andrea Barzagli. Ofrecer esa seguridad que solo unos pocos son capaces hoy en día, cual adulto resguardando algo importante. Además, reforzando la zaga contará con Alex Sandro en el costado izquierdo y con un Dani Alves que sabe que esta es su competición. Ya lo demostró en la ida. Sumadas estas a las piezas de ataque, el plan será sencillo, establecer un ritmo, cuanto más lento, mejor.

Ritmo bajo y Paulo Dybala junto a Gonzalo Higuaín.

Saben defender y, seguramente, lo hagan mejor que nadie a día de hoy, pero la Juve no vive solo gracias a su bloque defensivo, sino que emergen dos figuras superlativas en la temporad bianconera. Tanto Paulo Dybala, como Gonzalo Higuaín, serán ese resquicio necesario para voltear la situación, en caso de ser necesario, o de terminar de ejecutar el plan, en el área contraria. Uno de los duelos más clásicos en líneas generales, antítesis que, por encima de todo, proporcionan un escenario perfecto para concebir otra gran noche europea. Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Ataque o defensa? ¿Niños o adultos?

Imagen: Josep Lago – AFP/Getty Images.

Redactado para Garrincha Magazine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s