El Real Madrid sin Casemiro

Manuel Gómez

No voy a negar que pensé que sería bonita, que en casa y ante una Unión Deportiva de capa caída la prueba sería factible, pero nada más lejos de la realidad, me topé con la realidad de bruces. El plan de Zidane desde su llegada al banquillo blanco fue muy clara, el juego del Madrid se basaría en la solidez defensiva que ofrecía su 4-3-3 con Casemiro ejerciendo de pivote por detrás de Toni Kroos y Luka Modric.

Mientras que la transición ofensiva fue evolucionando o involucionando, según queráis ver lo que a día de hoy ofrece este Madrid, el bloque defensivo no destacaba por el orden ni por el repliegue, sino que lo hacía gracias a la figura de Calos Henrique. Y así quedó demostrado.

Cabe destacar, antes de analizar lo que viene después, que al final no existe una ley certera en esto del fútbol, y es que la circunstancias acaban sobreponiéndose a cualquier cosa, pues no es lo mismo enfrentarte a un equipo que basa su juego en el repliegue bajo, que hacerlo frente a uno que disfruta con el balón en los pies, como sucede con el equipo de Quique Setién. Ahí quizás pecó Zidane de atrevido. Pasaó del habitual 4-3-3 con Casemiro, Kroos y Modric a un medio del campo compuesto por Kroos, Kovacic e Isco. Una idea totalmente distinta, un enfoque que, ante otro rival, seguramente hubiera sido más fructífero que ante una UD que, con Jonathan Viera entre líneas, hace daño, mucho daño.

Si con Casemiro el Madrid puede sufrir, sin él, de momento, está abocado a ello.

La debilidad estaba expuesta, si con Casemiro el Real Madrid sufría carencias en transición defensiva, sin él la brecha era más evidente aún. El intento de asentarse en campo contrario para dominar tiene un riesgo, y es que, si la pérdida del balón se produce antes del asentamiento, se genera un espacio que solo Casemiro, a día de hoy en el Madrid, es capaz de cubrir. Ahí el equipo de Quique Setién supo sacar provecho, cosa que el Eibar, con Carlos Henrique en el campo ya no fue capaz. Rodeado por Modric, James, Asensio o Lucas Vázquez, el Real Madrid mostró una imagen mucho más sólida, pues las pérdidas en transición ofensiva se veían paliadas en mayor medida gracias al brasileño. El Madrid se sintió seguro otra vez.

Quizás tras tantas palabras no haya dicho mucho, pero esa es la cuestión. De Casemiro parte tanto el problema como la solución del Real Madrid de Zidane. El equipo ha pasado a acostumbrarse a tener bajo resguardo siempre ese comodín, y sin él parece que están desprotegidos. El contexto, evidentemente importa, pero parece claro que mientras Zidane no encuentre una mejor solución defensiva, el Real Madrid necesitará de Casemiro en el campo.

Imagen: Francesco Pecoraro – Getty Images

Redactado para Garrincha Magazine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s