Esteban Gómez: “Los tiempos cambian, en todos los sentidos, en todos los aspectos”

Tras dos años desde nuestra primera entrevista, Esteban Gómez, o como le conoceréis muchos de vosotros, MiRondo, accedió encantado a una segunda ronda ante nosotros. ¿El resultado? Echad un ojo vosotros mismos.

Comenzaste con un blog, fuiste creciendo notablemente en Twitter y, hace poco más de cinco meses te lanzaste al mundo de Youtube. ¿Qué te llevó a ello?
Las ganas de aprender, de seguir progresando, de probar cosmas nuevas. Como consumidor, llevaba muchos años viendo el mundo de YouTube y cada vez más sentía la necesidad de probar. Cada vez que veía un vídeo, o una serie de ellos, me quedaba la sensación de querer forma parte de ello. Además, mucha gente (demasiada) me había dicho que teniendo un público tan grande en YouTube era una interesante oportunidad. Lo primero, probar, seguir aprendiendo, y luego a largo plazo pues ya se vería hasta donde sería capaz de llegar. Lo dije el primer día y lo sigo pensando. Haré balance seriamente cuando haga el primer año. Hasta entonces, probar cositas, plasmar ideas, e ir abriéndome camino, que hoy en día no es tarea sencilla. Pero principalmente era satisfacer la necesidad de crear, de compartir y seguir aprendiendo. Eso siempre, por delante.
Si hace dos años ya destacabas en Twitter, hoy en día mucho más, y eso que tuviste unos “pequeños” problemas con tu cuenta. Cuéntanos cómo viviste ese momento, porque pudiste perder el trabajo de años en muy poco tiempo.
Sinceramente, fue un duro periodo. Seguramente, uno de los peores momentos del pasado 2016. Ese era el miedo y la impotencia. No perdía una cuenta de Twitter, que al fin y al cabo es eso, un perfil más. Sí perdía contactos, una herramienta de trabajo que me ha permitido tener oportunidad profesionales, que me ha permitido conocer a gente maravillosa (y no tanto) y, sobre todo, perdía años de dedicación. Twitter no es mi trabajo, pero sí una herramienta maravillosa que me ha permitido abrir puertas que, sin ella, sin este tiempo de dedicación, hubiera sido más complicado. No quiero decir imposible, pero sí muy difícil. Todavía sigo esperando respuestas firmes y oficiales sobre lo que me pasó a mí y a decenas de cuentas que, curiosamente, teníamos muchos puntos en común. Creo que nunca hablaré claramente sobre el tema públicamente porque no tengo pruebas reales, pero indicios y sospechas, muchísimas. Pero ya pasó, aunque me ha tocado hacer cambios. Por suerte sigo adelante.
Desde aquella primera entrevista en 2015, el mundo del fútbol ha ido cambiado, para bien o para mal según se mire. El dinero de China, la tecnología en los encuentros… ¿Cómo lo ves tú?
Los tiempos cambian, en todos los sentidos, en todos los aspectos. El fútbol, evidentemente, también. Yo lo veo bien. Es lo que hay. Entiendo a la gente, respeto que se quejen abiertamente, pero sinceramente me da un poco de pereza el tema. El fútbol es uno de los mayores negocios del mundo. Debemos aceptarlo. Se mueven miles de intereses en diferentes ámbitos y aspectos. Podemos pensar que hay cosas que cambian, que nos quitan tradiciones, recuerdos. Pero también podemos pensar que gracias a este fútbol moderno vemos a jugadores como Cristiano Ronaldo, como Leo Messi, hemos visto a España ganar un mundial, podemos disfrutar de espectáculos como La Liga, la Premier League o la Champions League. Según se mire, estamos perdiendo muchas cosas, pero también ganamos mucho. Personalmente, creo que las críticas son fruto del recuerdo personal y subjetivo de la gente. Más allá del cambio en sí. ¿Son feos los nuevos escudos de Atlético de Madrid y Juventus? Para mí, no. ¿Quitan al aficionado esa referencia que tienen desde que eran pequeños o que ya tenían asumido? Seguramente, pero eso ya son factores personales. Seguramente, a un aficionado del Southampton le dé igual los cambios de escudo. ¿Me parece mal que el fútbol chino invierta tanto dinero? A mí no. Quieren crear un torneo competitivo y utilizan sus armas. No hay más. Que luego triunfen, o no, es otro tema. Pero es lo que provoca el mundo del fútbol. Como en la vida, el dinero lo mueve todo. Nos guste, o no, es lo que hay, debemos aceptarlo porque la frustración no va a cambiar nada.
Y vamos a entrar un poco en materia del balón, además, comenzando por la Premier League, que no se nos ha olvidado en este tiempo el especial cariño que le tienes. Este año está cogiendo tintes azules, ¿cómo la estás viendo?
La primera respuesta que se me ocurre es por la televisión. Perdón. Todo apunta a que el ganador será el Chelsea, contra todo pronóstico. Y no lo digo porque sea un equipo menor ni porque no fueran favoritos en agosto. El problema es que todos los focos conducían a la ciudad de Manchester, con Manchester City y Manchester United como diferenciados favoritos al trono. Me incluyo. Yo lo pensaba. Pero evidentemente, el Chelsea era favorito, estaba previsto en la lista de candidatos que pelearían el título. Y tiene muchas cosas a favor que explican el rendimiento que están consiguiendo. Sus grandes estrellas vuelven a brillar con luz propia, Antonio Conte ha implantado ya su exitoso esquema de 3 centrales (que empieza a ser tendencia en muchos grandes gracias al gran rendimiento Blue) y algo importante, no juegan torneo europeo. Algo similar que el Liverpool, pero el Chelsea encadenó una extraordinaria racha de resultados que les permitió recortar una distancia importante de puntos y, además, abrir camino en la zona alta. Son los claros favoritos, pero todavía quedan muchos partidos y grandes enfrentamientos del líder contra el TOP 6. ¿Candidatos claros? Sin duda, pero estemos tranquilos, que queda mucho. No jugar torneo europeo, insisto, es un factor favorable para ellos. Si juntas una plantilla excepcional, un entrenador maravilloso y un calendario menos exigente en materia de partidos, te da el cóctel perfecto para que los de Stamford Bridge sean candidatos al título. Pero, tranquilos, disfrutemos. Por suerte, queda mucho torneo todavía.
Hablamos de quizás, la liga con los mejores nombres en los banquillos, y aun así, es curioso como el duelo Pep Guardiola – José Mourinho ha quedado totalmente relegado a un segundo plano debido, en gran parte, a Antonio Conte.
Como decía, todo los focos miraban a Old Trafford y al Etihad Stadium. Hubiese hecho All In en verano en favor de los clubes de Manchester, pero los tiros han ido hacia Londres. No sé si Pep y Mou han sido “víctimas” de sus propias campañas mediáticas. Mourinho fichaba por un equipo que parecía destinado a entrenar. Muchos le veían como el sustituto perfecto de Sir Alex Ferguson, pero la oficialidad tardó años en concretarse. Respecto a Guardiola, creo que tenía algo más de dificultad, ya que su sistema de juego era bastante contrario a lo aportado por Pellegrini. Se ve cada semana. Hay futbolistas del Manchester City que todavía andan algo perdidos en el esquema del técnico catalán, pero es normal. No todos están capacitados para sacar el balón jugado desde atrás, y eso conlleva una preparación, una adaptación. Pep Guardiola conseguirá éxitos en Inglaterra, pero quizás debamos esperar un poco. Respecto a Antonio Conte, personalmente, tenía muchísimas ganas de verle en Inglaterra. Ya le conocíamos de sus éxitos en Turín, y cuando Italia firmó una Eurocopa basada en ese maravilloso esquema de 3 centrales y 2 carrileros, la curiosidad se despertó. Tardó más de lo esperado, pero sólo cuando el equipo se vio contra las cuerdas en el Emirates Stadium, sin nada que perder, Conte decidió que era el momento, y ahí se puso la primera piedra del camino exitoso del Chelsea esta temporada. Iba a ser una temporada brillante a nivel de entrenadores, y así está siendo. Sólo hay que ver la batalla por los puestos europeos en el TOP 6.
Pasamos ahora de Inglaterra a España, donde rompiendo el duopolio de Real Madrid y Barcelona, ha emergido la figura de Jorge Sampaoli y su Sevilla. ¿Opciones reales de competir hasta mayo?
Soy divino, pero no adivino, como diría una persona que conozco de mi barrio. ¿Conseguirá el Sevilla aguantar hasta final de temporada? Ojalá, pero creo que dependerá de la carga de partidos que tengan. Su rendimiento en Champions League tendrá mucho peso en su futuro deportivo. Están presentando batalla, es una delicia verles en acción, y ojalá aguanten hasta la recta final porque eso supondrá que habrá espectáculo y emoción. ¿Favoritos? Claros no creo, pero ese será su punto a favor. Opciones tienen, sin duda, pero queda mucho y su calendario puede ser exigente, con el cansancio físico que, evidentemente, irá creciendo tal y como se acerquen las últimas semanas de temporada.
Sabemos que siempre tienes un ojo puesto por aquí, y nos gustaría saber qué equipos te están llamando especialmente la atención. Seguramente sea complicado quedarse solo con unos pocos, pero te lo vamos a poner un aún más difícil: solo puedes elegir tres.
Te contestaré por el aspecto personal. Eibar y Alavés me están encantando. Más allá de sus rendimientos eficientes, porque son equipos que me atraen desde hace años. Hay que apoyar a los equipos pequeños. Tienen historias maravillosas, estadios fantásticos, viven el fútbol de una forma enorme, y a nivel deportivo esta temporada están dejando grandes momentos de fútbol. Luego, por cercanía, evidentemente, sigo de cerca la actualidad del Valencia, pero por motivos muy diferentes a los anteriormente comentados. Si tuviera que elegir tres, quizás me quedaría con Eibar, Alavés y Valencia, aunque por motivos alejados. Esos y el Athletic Club, club que admiro, con el que simpatizo desde pequeño y que, evidentemente, intento seguir sus dinámicas.
Comenzamos en Inglaterra, pasamos por España, pero no nos olvidamos de otros países como Alemania, Francia o Italia. En clave Champions, ¿quiénes te parecen las principales alternativas a romper con la dinámica española en Europa?
Eso es muy complicado. Los favoritos son siempre los mismos. Siempre aparecen invitados menos esperados, pero los trofeos los levantan siempre los mismos, las potencias. Pep Guardiola tiene un reto en un torneo en el que ha vivido algunos de sus mejores momentos como entrenador a nivel profesional. ¿Es candidato el Manchester City? Posiblemente, no, pero estando Guardiola muchos soñarán en Manchester. Otro ejemplo es el PSG. El fichaje de Unai Emery estuvo enfocado en seguir progresando en Europa. ¿Qué hacer para ello? Pues contratar al técnico que llevaba años maravillando con el Sevilla en competición continental. Conseguir títulos en Francia será un beneficio “menor” para Emery, porque eso ya lo han hecho técnicos anteriores. La Champions será el gran reto de Unai con el PSG. Otro equipo que me gustaría ver triunfando (casi a modo personal) será el Borussia Dortmund. Pero, como digo, los favoritos a levantar el título serán los de siempre.
Y para cerrar, ¿te apetece mojarte un poco? Esteban Gómez cree que el campeón de la Champions League será…
Un equipo que tiene en sus filas a Leo Messi es candidato a ganar todo partido y torneo que dispute. ¿Me pides un candidato? Quizás Barcelona, pero no es fácil porque cuando empiezan las rondas finales todo es más impredecible, más complicado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s