El Deportivo Alavés firmando en la Copa

El duelo se presumía igualado, disputado y decantado por pequeños detalles. Y ahí estuvo la eliminatoria, pues los detalles del Deportivo Alavés fueron más y mejores que el único detalle del Celta de Vigo: Iago Aspas. Mientras que el delantero celtiña se vio aislado en un ataque apático y demasiado ordenado para lo que acostumbra el equipo de Eduardo Berizzo, en el conjunto de Mauricio Pellegrino brillaron con luz propia Marcos Llorente y Víctor Camarasa.

Los planes de uno y otro quedaron en evidencia en los primeros minutos. El Celta, apostando por reforzar el centro del campo, retrasó a Pablo Hernández, basculó la posición de Daniel Wass a la derecha y dejó la punta de ataque para Iago Aspas. Un planteamiento más conservado que derivó en la falta de profundidad y de peligro. Solo el 10 vigués propuso, pero se vio demasiado solo en ataque.

Mauricio Pellegrino apostó por la opción más atrevida, y funcionó.

Por contra, el Deportivo Alavés saltó al terreno de juego como si necesitara remontar un resultado adverso. Subió las líneas de presión y dominó a tenor de lo que guiaba Marcos Llorente. El joven mediocentro dio -una vez más- un recital sobre el césped, e hizo que el el trivote formado por Chelo Díaz, Nemanja Radoja y Tucu Hernández quedará expuesto en todo momento. Además, a la espalda de estos Víctor Camarasa decidió ejecutar como pocas veces, y ahí fue donde el Alavés creció por momentos. Mientras que el conjunto de Berizzo mantenía el respeto que supone una semifinal de Copa, el equipo de Pellegrino miraba de tú a tú a la final, quería estar en ella y para eso arriesgaría si es que fuera necesario.

Con Iago Aspas desapareciendo por momentos, las figuras del Deportivo crecían a cada minuto que pasaba. El control del partido pasaba por Marcos Llorente y Manu García, se veía embaucado por Víctor Camarasa, y se dejaba seducir por Deyverson. Y así hasta a entrada de Edgar Méndez, que tras una peinada de Camarasa, dejó el detalle de la noche, ese detalle que echó en falta el Celta en la ida y que, a fin de cuentas, decantó la eliminatoria. Se echaron en falta más minutos de John Guidetti para descolgar a Iago, pero esta vez Berizzo no supo leer el partido. El encuentro, al final, dejó claro que este Deportivo Alavés es todo un equipo, competitivo y bien estructurado. Que tanto Marcos Llorente, como Theo Hernández, como Víctor Camarasa tienen un futuro prometedor y que, en la Copa, esta vez, pueden soñar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s