Un partido de ida y vuelta en Butarque

La mala racha en la que llegaba inmersa el Leganés, y el poco juego ofrecido por el Athletic en sus últimos duelos presagiaban lo que se convertiría en partido totalmente anárquico hasta la entrada de Beñat Etxebarria en el terreno de juego. Pero si la jornada llegaba escasa de juego en su primer partido, no sería por falta de ocasiones, en un encuentro que cerró con empate debido, mayormente, a la falta de acierto de Darwin Machís.

Bajo la premisa de un repliegue bajo, y con las ideas muy claras con el balón en las botas, los chicos de Asier Garitano evidenciaron desde el primer minuto que el bloque defensivo del Athletic carece, a día de hoy, de cualquier tipo de seguridad. La espalda de Bóveda pronto se convirtió en un carril idóneo para que Machís, muy acertado en sus movimientos, aprovechará toda la velocidad que lo caracteriza y pusiese en serios apuros a la zaga rojiblanca constantemente. Pero si se le pueden calificar de notables todos sus desmarques en los primeros cuarenta y cinco minutos, no llegaría al aprobado en definición, pues hasta en cinco ocasiones pudo adelantar a su equipo quedando solo ante Gorka Iraizoz, y en todas ellas envió el balón fuera de los tres palos.

Los problemas de Ernesto Valverde van en aumento.

Si la defensa del Athletic ya era motivo de preocupación en el técnico Txingurri, el ataque no se quedaba atrás. Al igual que el Leganés, el conjunto de Ernesto Valverde tenía las ideas muy claras con balón, pero el intento de simplificar al máximo los mecanismos de sus jugadores, prescindiendo de creatividad en el centro del campo, para dar paso a un doble pivote conformado por Iturraspe y San José, desembocó en un juego directo, sin creación intermedia, que tenía como único objetivo que Aritz Aduriz y Raúl García lograran bajar algún balón desencadenando a Muniain e Íñaki Williams. Tanto fue así, que el más que discreto partido de los dos jugadores más adelantados del Athletic, marcados en todo momento por Insúa y Mantovani, supuso una comodidad extrema por parte del Leganés en sus tareas defensivas.

Con el paso de los minutos, el correcalles se fue tornando en dominio inerte de un Athletic incapaz de hacer daño a la zaga local en ataque posicional. La falta de una figura en el carril central que diera sentido a los ataques rojiblancos forzó el abuso del juego lateral, muy poco acertado, por cierto.

Beñat dio algo más de sentido al Athletic.

No tardó Valverde en darse cuenta que, sin creación en su centro del campo, poco daño iba a poder hacer al Leganés, y en el descanso dio entrada a Beñat en detrimento de Mikel San José. El cambio supuso un dominio, esta vez sí, que acabó materializándose en ocasiones visitantes. A pesar de que la sensación de control la daba el Athletic, el Leganés seguía ejecutando su idea, eso sí, cada vez con menos asiduidad. Las ocasiones, que no faltaron en ninguna de las dos áreas, como ya ocurriera en la primera parte, carecerían de acierto final, dejando el marcador sin cambios al final un encuentro que sirve de poco a unos, y de menos a otros.

Redactado para Garrincha Magazine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s