De Alexandre Pato a Leo Messi

Comienza a descolgarse el Barça de la cabeza de tabla seriamente tras no pasar del empate en el Estadio de la Cerámica. Una de las grandes virtudes de esta Villarreal es que sabe lo que hace, y sabe muy bien cómo lo hace, pero, como le acaba ocurriendo a casi todos, no contaron con Leo Messi.

El repliegue del submarino amarillo fue notable desde el comienzo; con un 4-4-2 totalmente definido, dejando más descolgados a Alexandre Pato y a Nicola Sansone, el equipo de Fran Escribá se sintió muy cómodo durante los primeros cuarenta y cinco minutos replegado en campo propio y saliendo por medio de sus dos delanteros. A pesar del dominio casi total del esférico por parte del Barça, la sensación era que una contra del Villarreal tenía más posibilidades mover el partido que una posesión del conjunto culé, y eso que Andrés Iniesta intentó romper esta tónica de todas las maneras que pudo.

Pato fue la única luz que daba aire a su equipo lejos de su campo.

La idea de Luis Enrique, para el día de hoy, era jugar lo máximo posible en campo contrario, y eso conlleva sus riesgos. La espalda de Sergio Busquets quedaba desplobada en demasiados momentos, momentos que acabaron pasando factura a la vuelta del descanso. Pato nos recordó a aquel delantero del Milan que causó furor en 2008, con una cabalgada recorriendo todo el campo del Barça y dejando atrás a aquellos que osaban acercarse, dejó que Sansone culminara su obra.

Tardó en reaccionar, pero Luis Enrique acabó por ver la ausencia de André Gomes en el interior derecho, y dio entrada a Denis Suárez que, sin cuajar una gran actuación, comenzó a aportar en el envite blaugrana. Messi decidió ir cogiendo posición por el carril central, y poco a poco el Villarreal se vio encerrado a pocos metros de su área, zona donde Leo se siente más cómodo.

Neymar fue el otro punto gris en ataque.

No cerró una mala actuación Neymar que lo intentó una y otra vez por su banda izquierda, pero es eso, acaba cercándose a una zona muy reducida y, al final, muy previsible. Con Messi ocupando el carril central casi por completo, y Andrés dominando el interior izquierdo, el brasileño se ve relegado a una zona que, por momentos, se le queda pequeña.

Al final, lo que el juego del Barça, y esta vez no por escasez, no fue capaz de hacer, lo terminó Messi con otra obra de arte. Una más para su colección, esta vez, de falta directa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s