Giménez en Ipurúa

La entrada de José María Giménez en el centro del campo del Atlético de Madrid bien podría explicar lo acontecido en Ipurúa. Diego Pablo Simeone decidió ser lo más pragmático posible, y cediendo cualquier clase de iniciativa, esperó y contragolpeó ante el Eibar.

El 4-4-2 con Giménez acompañando a Gabi, y Koke y Saúl en las bandas fue signo evidente de la idea que tenía el argentino para el partido. El uruguayo, mucho más cerca de Godín y Savic, que de cualquier otro, reforzó el carril central en detrimento de las bandas, donde el Eibar se sintió muy cómodo.

Inui por la izquierda fue un constante quebradero de cabeza.

En el otro lado, los chicos de José Luis Mendilibar sabían muy bien lo que hacían, y volcados en el carril diestro, dejaron que el japonés desbordara una y otra vez a un Vrsaljko superado por completo. Tanto fue así que apenas duró 45 minutos sobre el terreno de juego. La superioridad local fue notable hasta Saúl Ñíguez. Una vez apareció por el área el 8, la cosa cambió.

Cuanto más se volcaba el Eibar, más cómodo se sentía el Atlético.

Volvía a funcionar, otra vez más, la táctico del Cholo que, además, se vio potenciada con el marcador a favor. Con el Eibar en fase ofensiva total, Kevin Gameiro tuvo entrada en el campo, y aprovechó todo el espacio generado atrás junto a Antoine Griezmann, sentenciando por completo, y dejando ver que el Atleti vuelve por esos fueros que tanto le dieron hace no tanto tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s