Una apuesta segura

No llevaba ni una semana en el cargo Zinedine Zidane, y el debate ya estaba sobre la mesa: si la BBC era innegociable como él mismo había dictaminado, ¿quién escoltaría a Kroos y Modric? ¿Sería James y su ritmo colombiano? ¿O sería Isco y su magia andaluza?

Sin titubear, y confirmándolo en su segundo encuentro en el banquillo, la elección estaba tomada; Isco sería el encargado de completar el once titular de Zidane como técnico del Real Madrid.

A simple vista parece lógico el debate. Al 100% la BBC no tiene tope (como ha demostrado en varias ocasiones), y tanto Toni Kroos como Luka Modric –sobre todo este último- son indispensables tanto por calidad, como por equilibrio. Entonces, la duda residía en qué necesitaba el Real Madrid para unir y cohesionar ambas partes, y la respuesta, por desgracia, era y es dinámica, pues depende.

Cohesionar a la BBC con el resto del equipo no es tarea sencilla, pero para eso estaba Zidane

Y depende no solo del estado de forma de cada uno, que también; sino de la idea de juego que pretendiera emplear ‘Zizou’. El francés, que llegaba con esa incógnita (pues el Castilla en Segunda B no es ejemplo equiparable para analizar un estilo), lo dejó claro desde el primer momento: el Real Madrid buscaría tener el balón, defenderse con él y recuperarlo lo antes posible tras pérdida; lo que viene siendo una presión adelantada e intensa. Y la cosa es algo más compleja de lo que parece, pues una cosa sin la otra lleva a la rotura del equipo.

Para llevar su plan a cabo necesitaba que el equipo se encontrara en posición óptima para preparar la posible presión, esto es, lo más adelantada posible. Con el equipo en campo contrario, la presión tendría sentido y no serían carreras en vano como se pudieron ver con Rafa Benítez en ciertos encuentros. Y aquí es donde entra en juego nuestro protagonista: Isco.

La calidad de James, indiscutible y sin necesaria presentación, reside sobretodo en la combinación rápida y en la búsqueda de espacios para dar, como buen mediapunta, ese último pase. Por el contrario, bien es sabida la tendencia de Isco a retener el balón, conducción vertical pero continuada y, al igual que el ‘10’, búsqueda de ese último pase. Si el Madrid buscaba tener ese control del encuentro por medio del balón, Isco reunía mejores aptitudes que James para el puesto, y así lo evidenció Zidane. Necesitaba tiempo para que el equipo se situara en campo contrario, e Isco facilitaba la tarea.

Pero lo verdaderamente bonito –analíticamente hablando- será quizás comprobar las cualidades del técnico blanco cuando el plan A, expuesto anteriormente, falle, como ahora es el caso. Con la baja confirmada de Bale se presentan varias opciones muy interesantes, desde la apuesta por Jesé o Lucas Vázquez, manteniendo el esquema como hasta ahora, hasta el paso al 4-4-2 con James e Isco, receta que mejor resultado le dio a Carlo Ancelotti y sus 22 victorias consecutivas.

Este domingo espera el Benito Villamarín y un Betis en plena crisis, veremos si Zidane nos sorprende como está haciendo por el momento.

Anuncios

Un comentario sobre “Una apuesta segura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s