Karim por partida doble

Volvía el delantero galo a una alineación titular tras el desastre del Clásico. Después de su lesión, y con el ‘caso Valbuena’ aún en el aire, parecía que Karim tenía la mente más fuera que dentro del club blanco; pero como si de la vuelta por Navidad de un familiar se tratara, Benzema regresó al once titular el día que el Getafe visitaba el Santiago Bernabéu.

Muchas dudas rodeaban el ambiente; el poco juego ofrecido por el equipo y los asuntos extradeportivos en las últimas semanas dejaban de lado los resultados obtenidos en jornadas previas.

Nada era favorable en la tarde madrileña, pero el 9 francés tardó poco en revocar esa situación: en el minuto 4 cazaba un centro perfecto que había puesto Pepe -cual extremo derecho- y empujaba el esférico con tranquilidad a la red. La celebración del Bernabéu dejaba ver, claramente, que estaba con su delantero.

Cuando menos te lo esperas, Karim aparece

El Madrid había salido bastante intenso, como ya hiciera frente a Eibar o Shakhtar, pero con un añadido además. El rival encerrado en su campo no le causaba un quebradero de cabeza, pues estaba Benzema para crear espacios, esos espacios que tan bien genera y que tan bien aprovechan tanto Bale, como, sobretodo, Cristiano.

Se volvía a ver cómodo al portugués en el campo, más participativo quizás. Karim caía de lado a lado y triangulaba con sus compañeros, mientras que James y Bale encontraban en él un socio perfecto en la frontal del área azulona.

En el minuto 16, y sin hacerse de rogar, el ariete francés anotaría el segundo tanto en su cuenta personal. James centraba desde la esquina derecha viendo la llegada de Bale, quien con una perfecta dejada de cabeza al primera palo encontraba a Karim. Con pausa, mucha tranquilidad, y su frialdad habitual en esas situaciones, controló el balón, amagó en primera instancia, y con un sutil paso dejó el esférico en el sitio adecuado para con su pierna izquierda batir a Vicente Guaita, espectador en primera línea de sus goles.

En menos de un cuarto de partido había sentenciado él solo al Getafe, y había devuelto algo de ilusión a la grada blanca, la cual observaba eufórica la vuelta de Karim. Un Karim Benzema imprescindible en el ataque blanco cuando el rival se encierra, y determinante frente a los rivales que pelean por robarle la posesión del balón al conjunto blanco.

El Santiago Bernabéu, que llevaba semanas sin poder festejar, celebró la vuelta de Karim, esta vez, por partida doble.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s